martes, 20 de diciembre de 2011

Mirando hacia atrás para seguir adelante

A un mes de cumplir un año desde que comenzamos nuestra andadura en este blog allá por Enero de 2011, hemos decidido echar la mirada atrás y retomar aquel proyecto de nuestra primera entrada titulada Nuevos retos.

Durante este año hemos dedicado tiempo a la Torrot siempre que otros proyectos nos lo han permitido, tuvimos oportunidad de ver en detalle la recuperación de sus llantas en la entrada Torrot: restauración de ruedas y posteriormente el resultado del trabajo de pintura en Elegancia Clásica.

Ahora le ha tocado el turno al resto de componentes, saneamiento de rodamientos del eje pedalier, pulido de bielas y os traemos una pequeña selección de fotos de tales avances.

Gracias por estar ahí en 2011 y Felices Fiestas a todos!

Cazoleta y rodamientos. Al completo y en buen estado, tan solo necesitaron limpieza y engrasado.
Tuerca de cazoleta. Una limpia de toda suciedad, se pule a conciencia.

Biela izquierda. Retirando algunos restos de oxido con un cabezal circular de hebras de metal finas.
Resultado final. Retirada la suciedad, el pulido se realiza en dos fases. El resultado salta a la vista.

Biela der. y coronas. Desmontadas las coronas el proceso de pulido es mas efectivo.

5 comentarios:

  1. Una finura de trabajo y unas excelentes fotos

    ResponderEliminar
  2. me gustaria saber que discos y en que orden utilizas para quitar el oxido y pulir los metales.

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. Hola Pepe, eliminar el oxido no tiene (ni debe) realizarse siempre por el mismo proceso (en este caso el que mostramos a través de las fotos). Cuando hablamos de un estado de óxido avanzado hemos llegado a utilizar ácido oxálico. Es un proceso algo incomodo para piezas grandes ya que debes disponer de un recipiente que idealmente te permita cubrir la pieza oxidada con la solución de ácido oxálico y agua en las proporciones adecuadas.
    Cuando la oxidación sea muy superficial debemos tener cuidado de no deteriorar el material del cual estamos quitando dicho oxido. En el caso que nos ocupa limpiamos las piezas de toda suciedad. Luego, haciendo uso de un disco de púas metálicas debilitadas por muchos usos y en poca densidad (estamos hablando del disco de la derecha de la primera foto, el de púas color oro es excesivo!, estropeará cualquier pieza) retiramos suavemente las "motas" de óxido que contenían las piezas (tercera foto). Este proceso también "pule" en cierto modo la pieza. Tras este paso, se adquiere un kit de pulido en una ferretería, suele consistir en dos barritas y dos discos (de mopa y algodón). Según indiquen las instrucciones del kit, se aplica primero un pulido con un disco frotado previamente sobre una de las barritas y luego se procede con el otro disco frotado sobre la otra barra. Es un estilo "dar cera, pulir cera" automatizado por el accesorio que te permite usarlos discos en un taladro.

    ResponderEliminar